Y llegó la despedida …

Sábado 20/06/15 
Estoy recogiendo la maleta. Mañana es el día de vuelta a Madrid, a casa. Pienso en los niños que aquí se quedan. Estos niños no tienen hogar de padre, 
madre, hermanos… familia. Yo vuelvo a mi hogar, al quehacer diario. 
Recuerdo cuando esta mañana Valentina y Basilic me vinieron a buscar cuando me vieron al salir de desayunar.¡Por fin lo conseguí! No todos son igual 
de sociables. A los más tímidos les cuesta más la cercanía al extraño.  
Hoy hemos visitado a las familias de dos de los niños que vienen de día al orfanato. En un espacio de 4×4 vivían el padre, la madre y sus dos hijos. 
Duermen los cuatro en la misma cama. Una cama que ni llega a 1,35. Todo ahí. Pienso en los inviernos bajo 15° que llegan a tener aquí, el frío, sin 
poder salir… La segunda casa parecía un poco más grande pero ¡eran 6!. No pude entrar. Sentía que dañaba su dignidad. Entiendo por qué esos niños 
que vienen de día están tan necesitados. Son unos 20 niños que no tienen agua corriente ni alimento suficiente. Van al colegio de 8 a 12 y luego vienen 
aquí donde son lavados y se les da de comer. Juegan y se marchan a las 5 a “sus casas”. Pero tienen a su padre y a su madre. 
Sigo recogiendo mis cosas. No me voy igual que cuando llegué. Mi equipaje sobrepasa el límite permitido pero no lo van a notar en la aduana. Mi equipaje 
lo llevo dentro de mi corazón. Llevo sus besos, su alegría, su entrega incondicional…llevo ganas de ser mejor, llevo ganas de ser solidaria, llevo 
ganas de contagiar lo bueno que es ayudar y dar amor a los demás. ¡Qué difícil expresarlo con palabras! 
Elena, Vanesa,Cristín, Florín, Mihaela, Emilia, Andrea, Silviana, Lorín, Ounit, Stefan, Valentina, Basilic, Roxana, Roxi, Giorgina, Elena, Roxana. 
Sus nombres y sus caritas se han quedado grabadas dentro de mi. 
Gracias por darme tanto. 

Viernes 19 de junio

Hoy ha hecho un sol espléndido. Todos han podido salir afuera. 
Hoy les quiero más que ayer.  
Valentina me conoce ya y sabe que le voy a dar lo que me pide. Se agarra a mis hombros por detrás. Yo hago el ruido del tren y avanzo “la locomotora”. 
Ella se para cuando se cansa y abre sus brazos para que la dé un abrazote y lellene el cuello de besos que la hacen reír mucho. No dice absolutamente nada. No sabe hablar. Pero ella sehace entenderen lo poco que necesita: que la hagan caso y que jueguen con ella. Así estamos un buen rato las dos.  
Veo a Florín golpeándose con su juguete. Me acerco y le llamo. Parece que el mundo que le rodea es ajeno a él pero cuando digo ” choca”, ¡vaya que 
si responde…! y quiere más. Le canto la canción que me han dicho que le gusta y se pone contento y salta. Lo hago muchas veces. Ya se va con su 
juguete. Me imagino que se habrá cansado. ¡Ojalá supiera qué otro juego le gusta…! 
Andrea viene y me coge de la mano y me sienta a su lado. Me abraza y me besa. Yo me dejo y le canto una canción. Lleva su pelota que no suelta para 
nada.  Tampoco permite que se la cojan. Ella sí me habla pero no entiendo su idioma. Ella es grande y a veces sus abrazos me ahogan porque lo hace 
con mucha fuerza. No sabe medir su fuerza. 
En el orfanato sólo hay dos bicicletas de tres ruedas. A veces surgen peleas entre ellos para montarlas. Aquí también hay rivalidades. Pasan la vida juntos. Se tienen que conocer muy bien. 
Hoy he paseado mucho tiempo con Silviana, la niña ciega que tiene los párpados pegados, su carita deforme y sus pies torcidos. No puede caminar. No sabe hablar. Pero cuando le cantas ella es capaz de canturrear una “a” y si encima la aplaudo, se retuerce en su silla. Quiero pensar que está contenta. 
 ¡Cómo va pasando la semana! Terminas el día agotada. Es un cansancio que te llena, que te deja satisfecha, que te hace crecer. Yo doy pero recibo mucho más. 

Y ya es jueves …

Al fin amanecimos con sol! los niños estarán fuera y podrán salir de la casa. 
Desayunamos y, como todas las mañanas Alejandra se escapa para darnos los buenos días a su manera. Sabe que tiene prohibido entrar pero las 
normas no están hechas para ella. Hoy todo es alegría fuera. Los que están en silla de ruedas tienen su paseo y se les ve felices. Los demás 
pasean y juegan. Los voluntarios hacen lo que pueden para atender a todos.  
Ya estamos más sueltos con ellos, les vamos conociendo y ellos a nosotros. Les vamos queriendo más y ellos también. 
Estoy feliz porque he conseguido contactar con Basilic y aún más con Valentina. Hasta hoy ninguno me daba un beso. Un beso… Cuánto puede 
costar conseguir un beso y un abrazo de algunos de estos niños que están en su mundo… 
Los dos me buscan, saben que les doy juego… ¡Es tan divertido! ¡Hay que buscar tretas y tantear hasta dar con lo que les hace reír y les 
llama la atención, ¡y repetirlo mil veces!.  
Roxi me sonríe y me coge de la mano. No dice nada. A lo lejos veo a Florín, sus ojos saltones y su cuerpo deforme me inspiran una gran ternura. 
Me acerco, le acaricio. Su mano no es normal, tiene tres dedos pegados. Me coge la mía, no sé donde me lleva. Entramos en una habitación y 
señala la estantería llena de muñecos de peluche. Le voy dando uno a uno. El los tira al suelo hasta que le gusta uno. Entonces me agarra 
y tira de mi. Veo alucinada como abre un cajón y me da un trapo. No debo de estar haciendo lo que él quiere porque emite sonidos de llanto. 
Una cuidadora se acerca, rompe una tira del trapo y la ata al muñeco. Florín lo agarra y se pone a jugar con él. ¡Eso era lo que quería! 
Roxana me coge del brazo y me besa. Siempre tiene una sonrisa puesta. Es vivaz, tiene 16 años, va al colegio. Ha sacado buenas notas.  Intenta 
hablar conmigo en su idioma y chapurrea palabras en español y en inglés. Le encanta la música. La admiro porque tiene que convivir con sus 
compañeros que están en otro mundo. Les trata con cariño y es colaboradora. 
Cuántas historias, cuántas anécdotas quedan en mi corazón. 
Me acuesto feliz porque he conseguido un día más llevar mi corazón a estos seres angelicales. 

Miércoles

Llueve. ¡Qué pena! Lo primero que se me viene a la cabeza: los niños no podrán salir si no para. ¡Con lo que les gusta! 
Alejandra entra en el comedor mientras desayunamos para darme un beso. Y por supuesto para cogerme el abanico rojo que sabe que llevo en mi bolsito y que le encanta. Me llama “mami”desde el primer día que me vio. Así dice a algunas cuidadoras. Me encanta besarla y abrazarla porque ella es feliz. 
Salimos del comedor. Lorín no sabe llorar como la mayoría de los niños, pero lloraba a su manera. Pregunto qué le pasa. Quiere salir fuera. 
Una joven de 17 años esquizofrénica viene a abrazarnos. Pasa de la alegría más sublime 
al llanto más amargo. Intenta comunicarse con nosotras pero no conseguimos entender todo y llora. Da mucha pena…es enternecedor ver a Alejandra acercarse a ella y abrazarla. No sé qué le dirá pero sus besos son verdaderos y me conmueve tanto la escena que tengo que hacer un gran esfuerzo por no llorar.Basilic es un chico de unos 14 años. Es alto y delgado. No sabe hablar apenas. Es pacífico y parece que va a su bola sin importarle lo que ocurre a su alrededor. Yo le digo fuerte “¡buna Basilic!” (hola Basilic), “vine comino” (ven conmigo)  y no me hace ni caso y se va emitiendo sonidos que son eso, sonidos. Me sorprendió que, pasado un buen rato, me ofreció su camión de juguete. Tenía atado un cordón en la rueda. Lo cojo, me lo quita. Me lo vuelve a dar y me señala el cordón, concretamente el nudo. Intuí que quería deshacerlo. Al tocar el nudo estaba completamente mojado. Supuse que quería que yo se lo deshiciera pues él no había podido hacerlo con la boca. Me sorprendió su espera tranquila hasta que después de un buen rato lo conseguí. Lo cogió y se fue tan pancho. Quise imaginar que estaba contento. Creo que desde entonces gané su corazoncito porque ahora cuando me cruzo con él le digo “¡choca!” y golpeamos las palmasde nuestras manos. Le beso, y me sigue a corta distancia. No me quiere dar la mano. Ya sabe quién soy y el pensarlo me llena de alegría. 
Los niños poco a poco van ganando nuestros corazones y nosotros los suyos. 

Tercer día en la casa de los ángeles

Otro día más para regalar, entrega, paciencia, alegría…amor. El día amaneció gris y caían gotas de vez en cuando. Desayunamos. Los niños 
nos esperan contentos en la puerta del comedor. Eso es lo que vemos en sus caras sonrientes. Pero hoy sé que los que no pueden sonreír también 
lo están. Sólo hay que acercar la mano a su mano para que no quieran soltarte. Nos indicaron las cuidadoras que todos se quedan dentro por 
temor a que se acatarren. Lorín estaba en su silla de ruedas alejada de lo que hacían  los demás. Pedí permiso para sacarla a dar un paseo. 
Fuimos durante una hora paseando por el camino de la entrada. Empujar su silla de ruedas nos impedía vernos. Le  cantaba y acariciaba entre 
vuelta y vuelta para que me sintiera cerca. Al volver a la casa y atravesar la puerta comenzó a dar gemidos con muecas de llanto y con la 
mano que puede mover agarraba el marco de la puerta. ¡No quería entrar! me sorprendió cómo sin poder hablar ni expresarse con gestos como 
los demás, ella se estaba comunicando conmigo. Y así fue, di la vuelta y se tranquilizó. La vi feliz y así estuvimos hasta la hora de comer. 
Por la tarde salió el sol  y pudimos pasear y jugar con ellos fuera. Valentina no hablaba nada pero dibujaba de vez en cuando una sonrisa 
en su inexpresiva carita. Estaba feliz, saltaba y corría con un bolso que se colgaba en mil sitios y que lamía. Vanesa, autista, andaba de 
la mano sonriendo. Los voluntarios, admirables: derroche de paciencia y amor que era correspondido por mucho más … 
Así discurrió el día hasta que llegó la cena. Cansados pero muy contentos, nos contamos las anécdotas del día. 
¡Cuánto que aprender, cuánto que agradecer, cuanto que construir.! 
Apagamos las luces de nuestros ojos pensando en las caritas de estos niños y en el nuevo día que tendremos la suerte de compartir con ellos. 

Lunes 15 de junio de 2015

Lunes 15/06/15
El sol gritón que apareció esta mañana no logró despertarme del profundo sueño en el que estaba. Es el despertador el que me avisa de la hora que es. Ocho de la mañana. Se oyen las voces y gritos de los niños. Me asomo por la ventana. Veo el jardín…salgo de la habitación para ir a los baños. Un espejo pequeño hay en el baño de las chicas, para 13!. No puedo mirarme más de 2 min. Las demás esperan. Haré una renuncia a la coquetería de ir perfecta.
Estoy un poco nerviosa y emocionada. Por fin les voy a conocer.
No sé su idioma. Espero que el lenguaje del amor sea el que logre hacer que nos entendamos.
Al lado de mi puerta está la sala de estudios. Está llena de dibujos, libros, algunas mesas y sillas.
Hay firmas en las paredes, palmas de manos dibujadas, fotos… Son los voluntarios que han pasado por aquí con los niños.
La primera sonrisa del día: una niña de unos catorce años:  Eloísa. Me saluda con un “hola”. Le digo mi nombre y le doy un beso. Ella entra en la sala de estudios.
Una mujer de unos 50 se acerca sonriente. “Viki”, así se presentó una cuidadora. Ellas van de verde, me recuerda el personal del hospital.
Bajamos a desayunar. Leche, queso, cereales, pan de molde y mermelada de fresa. Un lujo. Por lo visto nos miman. Recogen y limpian los jóvenes voluntarios.
Salimos al pasillo, allí están casi todos los niños. Algunos se lanzan a nuestro cuello y a ¡nuestras cosas!. Andrea es gordita, nos abraza y besa continuamente. Alejandra es un torbellino, habla gritando sin parar.  Nos coge todo lo que le gusta. Alejandra besa a todos sus compañeros y no sé qué les habla.
Al fondo una niña en silla de ruedas con un cinturón que le impide caerse. No habla, no mira, no sonríe. Me acerco a ella. La sonrío y pregunto cómo se llama: Lori me dice una cuidadora. La acaricio, la cojo de la mano. La suelto y levanta su mano. ¡Mueve una mano!. Le acerco la mía y la aprieta. ¡No quiere que la suelte!
La beso, la acaricio, le hago cosquillas… ¡Se ríe!! Le he arrancado una sonrisa, qué maravilla…
Así fui conociendo a lo largo del día a todos los niños. Les hemos paseado, jugado, acariciado, besado…
Estamos cansados. Ha sido un día duro pero estamos felices de habernos dado a ellos.
La cena está lista. Pollo de nuevo. Está rico. Nadie pone mala cara. Todos estamos contentos. Vamos a las habitaciones. Me quiero duchar después de un día tan caluroso y de tantas emociones. No hay agua caliente. Casi muero bajo el agua, pero ¡lo conseguí! No sé qué será de mi cuando me tenga que lavar la cabeza!!!
Mañana será otro día. Doy gracias a Dios de lo afortunada que soy.

Domingo 14: la llegada


Por fin llegó este día tan esperado…
Vamos con un grupo de 13 jóvenes ilusionados por estar con los niños del orfanato, de darles amor.
El vuelo salió con 45 min. de retraso pero ya estamos en el cielo.
Hemos llegado al aeropuerto. Es pequeño. Hace un calor húmedo que nos empapa el cuerpo. Esperamos a quesalgan las maletas y nos vamos al microbús que nos espera para llevarnos a Gaesti. Salimos. El cielo está gris. Bochorno a tope. En la hora y media de recorrido vemos un paisaje de mucho campo, unas veces con cultivos, otras de vegetación salvaje. Las casas que se ven en el camino son pocas y están sin terminar. Se adivina que están habitadas por las cortinas y movimiento de personas que hay en ellas. La carretera está mal asfaltada. Tiene dos carriles. Nos cruzamos con varios tractores que llevan diversas mercancías…Cae un chaparrón …
Por fin llegamos!! El agua ha refrescado el ambiente y respiramos!
Los niños ya habían cenado y esperaban vernos para ir a dormir.
Sólo los saludamos a pocos pasos de ellos pues no podíamos ponerles nerviosos. Saludamos en la cercana distancia con las manos y les sonreíamos. Ellos nos devolvían lo mismo.
Cenamos rico: una ensalada de tomate y pepino, queso, carne de cerdo con puré de patatas y yogur. Nos repartimos la recogida de la cocina por turnos. Los chicos muy colaboradores y dispuestos.
Ahora tiempo libre que aprovechamos para deshacer maleta y ducharse el que quiera. El agua está helada. Los niños se lavan con agua caliente pero se “gasta”. Viene bien no tener un baño de agua caliente. Valorar de nuevo lo bien que vivimos todos los días.
Todo está limpio. La habitación donde duermo es muy sencilla. No hay armarios. Hay dos camas y una mesilla.
El enchufe está muy alto.
Tengo que poner una silla en la mesa para que alcance el cable al teléfono.
Todo está ya tranquilo. Se oye a lo lejos los ladridos de los perros. Un mosquito ronda por la habitación!!! Y yo que quería dormir sola!!
Mañana será otro día cargado de emociones. Que Dios nos ayude a todos a dar lo mejor de nosotros.

la foto

Blog de nuestra querida voluntaria

Queridos amigos, como ya os anunciamos, el domingo 14 salió hacia el orfanato una de nuestras socias fundadoras.  Va a compartir una semana con nuestros niños.

Vamos a ir transcribiendo día a día los mensajes que nos va enviando.  Para intentar vivir lo más cerca posible su experiencia !

Muchas gracias querida Isabel y mucha suerte.  Los niños son también afortunados esta semana por tenerte con ellos.  Te queremos !!