Y llegó la despedida …

Sábado 20/06/15 
Estoy recogiendo la maleta. Mañana es el día de vuelta a Madrid, a casa. Pienso en los niños que aquí se quedan. Estos niños no tienen hogar de padre, 
madre, hermanos… familia. Yo vuelvo a mi hogar, al quehacer diario. 
Recuerdo cuando esta mañana Valentina y Basilic me vinieron a buscar cuando me vieron al salir de desayunar.¡Por fin lo conseguí! No todos son igual 
de sociables. A los más tímidos les cuesta más la cercanía al extraño.  
Hoy hemos visitado a las familias de dos de los niños que vienen de día al orfanato. En un espacio de 4×4 vivían el padre, la madre y sus dos hijos. 
Duermen los cuatro en la misma cama. Una cama que ni llega a 1,35. Todo ahí. Pienso en los inviernos bajo 15° que llegan a tener aquí, el frío, sin 
poder salir… La segunda casa parecía un poco más grande pero ¡eran 6!. No pude entrar. Sentía que dañaba su dignidad. Entiendo por qué esos niños 
que vienen de día están tan necesitados. Son unos 20 niños que no tienen agua corriente ni alimento suficiente. Van al colegio de 8 a 12 y luego vienen 
aquí donde son lavados y se les da de comer. Juegan y se marchan a las 5 a “sus casas”. Pero tienen a su padre y a su madre. 
Sigo recogiendo mis cosas. No me voy igual que cuando llegué. Mi equipaje sobrepasa el límite permitido pero no lo van a notar en la aduana. Mi equipaje 
lo llevo dentro de mi corazón. Llevo sus besos, su alegría, su entrega incondicional…llevo ganas de ser mejor, llevo ganas de ser solidaria, llevo 
ganas de contagiar lo bueno que es ayudar y dar amor a los demás. ¡Qué difícil expresarlo con palabras! 
Elena, Vanesa,Cristín, Florín, Mihaela, Emilia, Andrea, Silviana, Lorín, Ounit, Stefan, Valentina, Basilic, Roxana, Roxi, Giorgina, Elena, Roxana. 
Sus nombres y sus caritas se han quedado grabadas dentro de mi. 
Gracias por darme tanto. 

Leave a Comment.